martes, 6 de junio de 2017

EL ÁRBOL DE LA ECONOMÍA SOLIDARIA SIGUE CRECIENDO

Por Jordi Garcia Jané publicado en su blog economiasolidaria.cat

Después de unos meses de no publicar ningún comentario en este blog porque tenía que terminar de escribir La economía solidaria en cien palabras, una especie de diccionario de economía solidaria que probablemente aparecerá en los próximos meses publicado por la editorial Icaria , junto con la XES, retomo el bloque tratando, antes que nada, de algunas cosas que he aprendido haciendo ese libro.
Para describir el alcance de la economía social y solidaria suelo utilizar la metáfora del árbol: un sotobosque, la trama social comunitaria, que le proporciona los nutrientes para crecer; un tronco basado en los valores de igualdad, solidaridad, sostenibilidad y democracia, y muchas ramas, que corresponden a las fases del proceso económico a las que asocio su versión en economía solidaria.
Hasta ahora, el árbol que dibujaba tenía siete ramas de economía solidaria: comunes, trabajo cooperativo, comercialización justa, consumo responsable, finanzas éticas, distribución solidaria y monedas comunitarias. Así lo encontrará, por ejemplo, en el comentario "El árbol de la economía solidaria", que publiqué en este blog hace ya casi cuatro años, el 3 de septiembre de 2013.
Ahora propongo añadir una octava rama, la de recuperación de los residuos, y rebautizar algunas otras: la gestión de los comunes del amplio con las llamadas tecnologías convivenciales, la apropiación paso a llamarse la apropiación y creación de recursos, la transformación la rebautizado como producción y reproducción para integrar explícitamente el trabajo doméstico y de cuidados, y la distribución solidaria la denomino como distribución equitativa, que me parece más precisa. Repasamos a continuación cada rama.

En la apropiación y creación de recursos, tenemos los comunes y las tecnologías convivenciales. Un común es un bien de propiedad colectiva y / o de acceso público regido por unas normas decididas por las personas usuarias, las cuales permiten que el recurso satisfaga con eficacia las necesidades, tanto de las usuarias presentes como de las futuras. Los comunes se fundamentan en el uso del recurso, que es compartido. Un común no genera propietarios, sino usuarios. Entre los comunes suele distinguir los que son naturales (bosques, zonas de pesca, sistemas de riego, molinos ...), muy extendidos en las sociedades precapitalistas, y los artificiales, como el lenguaje, el conocimiento o el software libre, que además resulta ser una las tecnología convivencial. Las tecnologías convivenciales o apropiadas son tecnologías que cubren las necesidades y aspiraciones de la comunidad, que las controla, aplican el principio de precaución, tienen un bajo impacto ecológico y están hechas con diseños sencillos y descentralizados.
En las actividades de transformación, o de producción y reproducción, encontramos las prácticas de trabajo emancipado. El trabajo emancipado es cualquier actividad humana necesaria para la reproducción de la vida que es hecha sin alienación, explotación ni dominación, y que se inserta armónicamente dentro del ciclo vital y las aspiraciones de cada persona. El trabajo emancipado es tanto lo contrario del trabajo asalariado, que opera en la esfera dicha productiva, como del trabajo doméstico y de los cuidados, tal como está hoy instituido, que lo hace en la esfera reproductiva. Podemos considerar las experiencias actuales de trabajo cooperativo, de trabajo comunitario o de socialización y democratización del trabajo de cuidados como prefiguraciones en las sociedades de hoy de lo que sería el trabajo emancipado en una sociedad postcapitalista.
En la comercialización, desarrollamos la comercialización justa. Se trata de una práctica de intercambio basada en precios justos entre las partes productora, distribuidora y consumidora, que permite unas condiciones de vida dignas para todas. Incluye tanto las iniciativas de comercio justo entre agricultores y artesanos del Sur y consumidores del Norte, como entre agentes de un mismo país o área (Norte-Norte como las AMAP francesas, o Sur-Sur como la Red Latinoamericana de Consumo Comunitario).
En el consumo, tenemos que hablar del consumo responsable, que es la elección consciente de productos y servicios, los cuales, a la vez que atienden las necesidades y aspiraciones legítimas de las personas consumidoras, respetan las condiciones laborales de las productoras y el medio ambiente. Dado que todas consumimos, el consumo responsable es cosa de todas, sea una persona, una empresa, una entidad o una administración. El consumo responsable rompe con el modelo productivista y consumista basado en el deseo de poseer el mayor número de bienes y servicios, y se expresa como consumo cooperativo, como consumo ecológico, como consumo solidario, como consumo colaborativo y como reducción del consumo.
La recuperación es el conjunto de actividades que evitan la conversión de los bienes en desechos residuos y, si acaso se han convertido, que les permiten volver a ser útiles. Puede consistir en la recuperación de papel, chatarra, ropa, juguetes, electrodomésticos, comida ... Se trata de una actividad económica que genera puestos de trabajo haciendo un trabajo socialmente útil que, además, apunta hacia otra economía, ecológica, basada en el aprovechamiento y el uso equilibrado de los recursos.
Las finanzas éticas son prácticas de intermediación financiera en que la rentabilidad social es, al menos, tan importante como la económica, y donde la gestión es democrática y transparente. Combaten la alienación de la persona ahorrativa, hacen efectivo el derecho al crédito y promueven el uso social de los ahorros y las inversiones. Vienen a ser, pues, el consumo responsable de los productos financieros.
La distribución del excedente es equitativa si se reparte de manera democrática y con criterios de equidad y de solidaridad. La podemos observar en diferentes escalas y ámbitos. En las entidades de economía social y solidaria, el abanico salarial es mucho más cerrado que sus homólogas capitalistas, y muchas dedican una parte del excedente a financiar actividades sociales. Entre empresas, la distribución equitativa consiste en crear fondos de solidaridad interna como Mondragón. En el Estado, a hacer presupuestos participativos, en la medida en que es una manera democrática de determinar el uso del excedente colectivo.
Las monedas comunitarias son sistemas de intercambio o de compraventa de productos y servicios entre personas y / o empresas, utilizando una moneda diferente de la oficial que es regulada por la comunidad. A veces las llamamos también monedas sociales, alternativas, complementarias, paralelas, locales, libres, ciudadanas ... Entre las monedas comunitarias, podemos distinguir las monedas locales, es decir, las utilizadas voluntariamente por los habitantes de una comunidad territorial, como por ejemplo, el SOL-violette en Toulouse, y las monedas sociales, esto es, las creadas por una comunidad profesional o ideológica, como por ejemplo, los sistemas LETS todo el mundo, el wir entre las pymes suizas, el sàrdex entre las empresas de Cerdeña o el eco en la Red Eco del Camp de Tarragona.
Otra representación visual de la economía solidaria que también suelo utilizar es imaginar que la sociedad, y por tanto la economía, se sustentan sobre el planeta: de la Tierra extraemos los recursos materiales y en la Tierra vertemos los residuos. Mientras que la imagen del árbol representa muy bien el carácter orgánico y socialmente arraigado de la economía solidaria (un árbol no crece estirándolo, sino abonándose el, regándolo y dándole luz), la representación del proceso económico sobre la superficie de la Tierra nos ayuda a entender los límites de la biosfera que cualquier economía, y la solidaria también, debe respetar, si no quiere desaparecer.

miércoles, 10 de mayo de 2017

NACE LA COMISIÓN DE FEMINISMOS DE REAS RED DE REDES EN EL MARCO DE IDEARIA

La Comisión de feminismos de REAS Red de Redes de la Economía Alternativa y Solidaria -REAS RdR- se ha constituido de manera formal en el marco del 13 encuentro Idearia , un encuentro que nos reúne de manera bianual en Córdoba para promover la economía social y solidaria y que este año ha incorporado de manera transversal en todo su programa el diálogo con la Economía Feminista.
Ya en el II Congreso de Economía Social y Solidaria -ESS- celebrado en Bilbao en noviembre de 2016 nos dimos cita un grupo de varias personas que veníamos trabajando la incorporación del feminismo en el discurso y la práctica de la ESS en diferentes comisiones de redes territoriales y otras interesadas en promover procesos de este tipo en sus territorios. En aquel encuentro identificamos varios elementos y temáticas comunes y la necesidad de generar alianzas dentro del propio movimiento de la ESS de cara a fortalecer el potencial transformador de nuestras organizaciones desde los feminismos y construir colectivamente organizaciones más habitables para todas.
Esta comisión nace de la apuesta política que el movimiento de la ESS, articulado a través de REAS RdR, hace por construir alternativas que transformen las relaciones de poder entre mujeres y hombres y que construyan formas colectivas de organización corresponsables con el sostenimiento de nuestras vidas.
El Centro Social Rey Heredia de Córdoba ha visto nacer a esta comisión que aún no tiene nombre definitivo pero que ya ha fijado una hoja de ruta para avanzar en la construcción de una economía solidaria y feminista. ¡Porque la economía será solidaria si es feminista!


lunes, 30 de enero de 2017

REAS lanza una campaña de identidad y cohesión para su base social

500 entidades y cerca de 40.000 personas conforman la red confederal de REAS a nivel estatal, lo que la constituye como una de las principales organizaciones y redes de Economía Social y Solidaria (ESS) del Estado español. Una red de dichas dimensiones, con implementación en 14 comunidades autónomas y con presencia de sectoriales tan amplias como las que representan la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, la Asociación Estatal de Recuperadores de la ESS, la Mesa de Finanzas Éticas o Som Energía, tiene por delante el reto de establecer los canales de comunicación necesarios como para que esta gran base social esté debidamente conectada y articulada.



Hablamos de saber qué se está haciendo y cómo se está funcionando en otras redes o en la propia red de redes como sujeto político que también es; saberlo y conocerlo para poder trasladarlo, amplificando así su impacto social, gracias al efecto multiplicador que supone tener cientos de entidades y miles de personas que hacen de portavoces de ello.

Para engranar estos canales, clarificar mensajes hasta la última persona de esta gran base social y fortalecer, por qué no, el orgullo que supone ser parte de una red referente como ésta, que lleva más de veinte años promoviendo modelos de producción y consumo más sostenibles y respetuosos con la vida, REAS Red de Redes lanza una campaña en la que lleva meses trabajando. Producto de ésta, he aquí la siguiente infografía, que pretende trasladar de un vistazo todo lo que se mueve con REAS y la Economía Solidaria, poniendo especial atención a quién es este sujeto colectivo articulado, quién lo conforma, qué hace, cómo lo hace y cómo poder participar en ella. Estos serán justamente los ejes que cada día de la esta semana articularán la campaña que comienza hoy en redes sociales, donde se espera llegar a estas entidades y personas que la conforman e interaccionar con ellas,

Si quieres ser parte, si quieres hacer REAS, accede aquí al repositorio de materiales, participa de la campaña y súmate a esta gran comunidad. Y recuerda que así #hacemosREAS !


lunes, 23 de enero de 2017

AUDITORÍA SOCIAL: MÁS ALLÁ DE LA CUENTA DE RESULTADOS

AUTORA: Amaia Naveda (REAS Euskadi)

Hoy en día, la sociedad neoliberal en la que estamos inmersas solamente entiende la economía y la rentabilidad basada
en unos valores que poco tienen de éticos y sociales. Así, la inmensa mayoría de las iniciativas económicas y financieras que se ponen en marcha, conceden al beneficio económico un valor y un estatus muy superior a cualquier otra consideración social, cultural y humana, ayudando así a mantener una economía y, por tanto, una sociedad, carente de elementos ideológicos o éticos.
Pero, ¿quién dice que responsabilidad y rentabilidad no pueden ir unidas? ¿Y, por qué, al hablar de rentabilidad, solamente nos viene a la cabeza la rentabilidad económica? Otras formas de entender y hacer empresa y economía están  surgiendo y poco a poco van abriéndose camino por todo el planeta. Éstas, tratan de demostrar que responsabilidad y rentabilidad no son conceptos antagónicos y que existen otras formas de producir, de consumir y de ahorrar/financiar diferentes a las mayoritarias propuestas por el sistema capitalista. Todas ellas, aun no compartiendo sector, tamaño, región, etc., tienen una cosa en común: ponen la economía al servicio de las personas, siendo así un potente  instrumento de transformación social.
¿Cómo medir esa rentabilidad social asociada a las entidades de Economía Social y Solidaria? Nuestra apuesta es hacerlo mediante el proceso de Auditoría Social. Así, la NEF (New Economics Foundation) presenta la Auditoría Social (AS) como un proceso que permite a una organización evaluar su «eficacia social» y su comportamiento ético en relación con sus objetivos, de manera que pueda mejorar sus resultados sociales y dar cuenta de ellos a todas las personas comprometidas por su actividad. Es un instrumento para medir, evaluar y corregir este impacto social y solidario en función de sus objetivos y valores, así como de los demás actores implicados. Resumiéndolo, sería un engranaje de estos tres conceptos: autoevaluación, compromiso de transparencia y herramienta de gestión.
Auditoría Social: herramienta de diagnóstico y mejora
La Auditoría Social, siempre entendida como un proceso, ya que entendemos  que nos muestra el camino hacia el que tenemos que dirigir nuestros pasos, persigue, entre otras, las siguientes metas:
  • Consolidar la identidad propia y el objeto social de la organización.
  • Hacer más visibles los objetivos y valores de la organización, reforzando su perfil ético, social y político.
  • Mejorar y consolidar la comunicación interna y externa, facilitando la transparencia y la rendición de cuentas hacia el interior de la organización, hacia el entorno directo en el que nos desarrollamos y hacia la sociedad en su conjunto.
  • Incidir en aspectos de mejora de la vida de la organización.
  • Incentivar la participación de todas las personas de la entidad.
  • Facilitar la comprensión del objeto social y situación de la entidad para las personas que se incorporan a ella.
Resumiendo, el proceso de AS, aúna el diagnóstico de la realidad del sector y de cada entidad con el proceso de mejora de las entidades en torno a los principios característicos de la Economía Social y Solidaria (ESS), que aparecen recogidos en la Carta de la Economía Solidaria[1].
Y, ¿quién realiza la AS? La Auditoría Social en el Estado nace allá por el 2005 desde la necesidad de las propias entidades de Economía Social y Solidaria, por un lado buscando esa herramienta que pudiera medir su rentabilidad social y al mismo tiempo guiarles hacía la consecución de los principios de la antes mencionada Carta. Hoy en día, por tanto, es una herramienta obligatoria en REAS, aunque bien es cierto que no sólo es utilizada por entidades de ESS; hay otras entidades del tercer sector de acción social que también apuestan por sumarse a los principios de la ESS y realizar anualmente la AS.
En este proceso, participan cientos de entidades y de personas, lo cual le da a la AS un valor añadido. En cada territorio hay especificidades, pero a nivel estatal y basándonos en la herramienta utilizada actualmente, los actores principales son los siguientes: 1) Cada entidad tendrá asignada una persona como responsable de la AS. Ésta, velará porque el proceso se lleve adelante e incentivará a las personas trabajadoras y áreas de la entidad a participar en él. 2) Además, las áreas de la entidad serán las encargadas de facilitar a la persona responsable la información cuantitativa que se solicita, dividida en cuatro departamentos: personal, económico-financiero, secretaría y gerencia. 3) Dentro de la entidad, también es imprescindible la participación de las personas trabajadoras y voluntarias de la misma, a la hora de dar una visión personal cualitativa de los indicadores cuantitativos antes medidos. Para ello, es importante que la persona responsable haga llegar el cuestionario a todas las personas participantes de la entidad, y así poder recoger el sentir general. 4) Por último, existe un comité de seguimiento del proceso, compuesto por equipo técnico de las redes de economía solidaria y personas de las entidades, el cual supervisará el proceso e intentará ir aplicando mejoras, tanto en la parte técnica de la herramienta web como en sus tripas, es decir, los indicadores cuantitativos y cualitativos.
Aunque hay territorios que llevan ya una década trabajándolo (como es el caso de Catalunya, Euskadi y Navarra), a nivel estatal la primera Auditoría Social se puso en marcha en 2015. Ésta es, por el momento, un mínimo común denominador para todos los territorios, y está compuesta por 39 datos cuantitativos que, mediante fórmulas, conforman 19 indicadores. A esta AS se adhieren aquellos territorios que, por el momento, no tienen una batería de indicadores ni una herramienta propia. No es el caso de Aragón, Catalunya, Euskadi, Madrid y Navarra, quienes tienen su propia AS, algo más extensa y exhaustiva que la común.
Por tanto, a nivel estatal, actualmente existen tres herramientas diferentes para llevar a cabo una Auditoría Social: por un lado tenemos la herramienta desarrollada por REAS Euskadi y REAS Navarra, de cuya batería se extraen los 19 indicadores para la AS Estatal; por otro lado está el Balance Social utilizado en la Xarxa d’Economia Solidària de Catalunya y, por último, la herramienta de Balance Social del Mercado Social de Madrid, que será también utilizada por el Mercado Social de Aragón a partir del 2016. Todas tienen incorporada esa batería común de 19 indicadores cuantitativos, para poder hacer una agregación y posterior estudio de datos a nivel estatal.
Aunque ha sido largo el camino andado en esta última década, aún tenemos muchos retos que afrontar. En el primer año de andadura de la batería común estatal, de las 507 entidades asociadas a REAS en las diferentes redes territoriales y sectoriales del Estado, se obtuvo la información requerida para realizar la Auditoria Social de 276 organizaciones, a las que habría que añadir otras 44 entidades afines que se prestaron a evaluar su nivel de compromiso y cumplimiento de los seis principios descritos en la Carta.
Por tanto, como aún queda camino por recorrer en aquellos territorios donde la estructura de la red no es muy fuerte, el primer y más importante paso a dar, es el de implantar la AS en todos los territorios donde REAS está presente. Para que este primer paso sea más fácil de llevar a cabo, o dicho de otra manera, para poder contar con más argumentos a la hora de sumar entidades a la AS, sería también interesante implementar otras mejoras como la actualización de la herramienta web o la estrategia de comunicación de los resultados obtenidos del proceso, mejoras que ya se están comenzando a desarrollar. Por último, la AS también nos sirve para detectar necesidades de mejora en temas específicos dentro de cada organización (comunicación, participación, gestión ambiental, igualdad de género, etc.) y poder desde la red proponer acciones conjuntas que ayuden a mejorar los resultados del sector en esas temáticas específicas.

Amaia Naveda Sáenz de Ugarte es técnica de REAS Euskadi y coordinadora de la Auditoría Social de REAS Red de Redes.

martes, 4 de octubre de 2016

CRUZ ROJA ESPAÑOLA - ll JORNADAS AUTONÓMICAS EMPLEO



El próximo 6 de octubre, Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife celebrará las ll Jornadas Autonómicas en materia de empleo "Tendencias y Nuevos Retos para el Empleo con Colectivos Vulnerables" con el fin de generar debate y proporcionar respuestas acerca de la realidad de dichos colectivos en materia de empleo, este espacio tendrá un caracter abierto a la reflexión y a las experiencias.

Atenderemos las dificultades y/o condicionantes de las personas mayores de 45 años y de los jovenes, a través del diálogo con entidades con una larga trayectoria en la intervención sociolaboral con estas personas.

El horario previsto de estas jornadas será de 09:00 a 19:00h y tendrán lugar en el Ex - Convento Santo Domingo en La Laguna. 

El público destinatario es principalmente el personal técnico que trabaja en este sector. Inscripción gratuita.


http://www.cruzroja.es/principal/web/formacion/informacion-curso?cod_curso=370565
 

miércoles, 28 de septiembre de 2016

AFES - Narraciones en primera persona para un despertar en salud mental



El 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental. Su conmemoración cuenta con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud y a ella se suman cientos de asociaciones, organizaciones y personas en el Estado español.



En este contexto y bajo el título 'Narraciones en primera persona para un despertar en salud mental', el lunes 3 de octubre a las 17.00 horas, celebraremos el III Foro debate en el Salón de actos del Espacio Cultural de la Fundación CajaCanarias, en Santa Cruz de Tenerife. 



Un encuentro para prestar atención a las agrupaciones de personas que, habiendo recibido un diagnóstico psiquiátrico, han construido otros saberes complementarios para la autonomía y la salud, ofreciendo formas de ayuda más esperanzadoras. Este acto nace como fruto de nuestro compromiso hacia el empoderamiento colectivo y la autonomía individual de las personas con las que trabajamos. Contaremos en la mesa debate con participantes que, tras la vivencia en primera persona del malestar o sufrimiento psíquico, se han involucrado significativamente en proyectos para la salud y la defensa de derechos, experiencias que nos parece importante escuchar para poder establecer caminos reales hacia la recuperación de la salud mental. 



Este evento se encuentra enmarcado en las acciones informativas, de sensibilización y de reivindicación para promover la salud mental, la inclusión social de este colectivo y su adecuada atención social y sanitaria, que las entidades miembros de la Confederación Salud Mental España realizaremos a lo largo del mes de octubre. Le invitamos a hacerse eco de nuestras acciones y reivindicaciones a través de nuestra web saludmentalafes.org y redes sociales de AFES Salud Mental: FacebookTwitterInstagram y YouTube.

https://saludmentalafes.org/

jueves, 22 de septiembre de 2016

Nueva imagen, mismos valores

Estamos de estreno. Presentamos la nueva imagen de Red Anagos, actualizada, en la que procuramos transmitir visualmente una metáfora de la labor unificadora de la red con los diferentes agentes sociales para alcanzar los objetivos de inserción socio-laboral y la promoción de la economía solidaria.



Aunque todas las personas debieran tener las mismas oportunidades para el ejercicio de sus derechos, existe un amplio sector de la población que no disfruta de forma plena de éstos porque tiene menos facilidades de acceso a la sanidad, la educación, a la formación, al empleo, a la adquisición de bienes básicos para la vida por falta de recursos económicos.

El compromiso de las entidades sociales hace que nos articulemos con el objetivo de buscar soluciones más globales para construir colectivamente un modelo de sociedad basado en el desarrollo local armónico, las relaciones comerciales justas, la igualdad, la confianza, la corresponsabilidad, la transparencia y el respeto, en el que las personas tengan las mismas oportunidades para el ejercicio de sus derechos en igualdad de condiciones.

Y la mejor forma de contribuir a un crecimiento económico sostenible en el que todas las personas accedan a sus derechos en condiciones de igualdad, es hacerlo cooperando entre entidades diversas que tienen fines similares y que comparten valores.



Fundada en 1995, somos una entidad que pretende servir de núcleo de convergencia de iniciativas de economía alternativa y solidaria. Formamos parte diversas entidades sociales, con inquietudes similares y que tenemos en común la atención a las desigualdades de aquellas personas o grupos más desfavorecidos de la sociedad.



Nuestros valores están en consonancia en la los principios de la carta de principios de la economía solidaria de REAS (red de redes de economía social y solidaria), un enfoque de la actividad económica que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible y sustentable, como referencia prioritaria, por encima de otros intereses: equidad, trabajo, sostenibilidad ambiental, cooperación, sin fines lucrativos y compromiso con el entorno.